Salchichas a la carveza

Como el tiempo sigue lluvioso, sigue apeteciendo algo calentito. Por eso hoy prepraremos unas ricas salchichas con la salsa a la cerveza que salen riquísimas..

Ingredientes:

Cebolla: 1 und
Zanahoria: 1 und
Salchichas: 1 paquete
Aceite de oliva
Sal y pimienta
Cerveza: 1 lata
Azúcar: una pizca
Harina: 3 cucharaditas

Elaboración:

En primer lugar marcamos en la sartén las salchichas por ambos lados y retiramos. Picamos la cebolla y cortamos en rodajas la zanahoria. Calentamos la sartén, añadimos un chorrito de aceite de oliva y vamos pochando la cebolla con la zanahoria, una vez que este todo bien pochadito añadimos la cerveza y lo dejamos todo a cocer unos 10 minutos a fuego lento para que se evapore la salsa. Una vez que se ha vaporizado la salsa añadimos harina, sal y pimienta, un poco de azúcar y un chorrito de agua, removemos todo bien, cocemos unos minutos, y la dejamos enfriar un poco. Trituramos la salsa para que se quede como un pure sueve.

Vertemos las salchicha a la sartén, echamos por encima la salsa y dejamos cocer unos 10 minutos a fuego lento para que se terminen de peparase las salchichas y que cogan el sabor de la salsa.

Una vez preparado todo, empletamos. Como acompañante esta vez he preparado un ragout de verduras, también puede ser un puré de patatas, lo que mas os guste.

Y ya esta listo nuestro plato, espero que os haya gustado la receta y os animo a probarla, seguro que os va a encantar…

 

Saludos

Anuncios

Rollitos de calabacín

Hoy quise hacer algo diferente y como nos apetecía mucho el tapeo, pues decidí hacer unos rollitos de calabacín que la verdad es que quedan riquísimos.
La verdad es que son muy fáciles de preparar, además se pueden hacer con antelación taparlos con papel film y dejarlos en el frigorífico y de eso modo en el momento que los vayamos a servir, solo tenemos que sacarlos del frigorífico y listos para tomar.
Así que os dejo la receta abajo para que podáis seguir todos los pasos .

20150418_150235

Ingredientes:
  • Calabacín: 1 und
  • Queso rallado: 75g
  • Zanahoria: 1und
  • 1 diente de ajo
  • Mayonesa: 3 cucharas soperas
  • Un poco de perejil fresco
Elaboración

Quitamos las puntas al calabacín y lo vamos cortando a lo largo en láminas con ayuda de una mandolina con grosor aproximadamente de unos 3-4 milímetros y y los pasamos por la plancha, una vez hechos dejamos enfriar las láminas de calabacín.
Por otro lado preparamos el relleno. En un bol rallamos la zanahoria, añadimos queso rallado, picamos un diente de ajo y perejil, echamos mayonesa y removemos todo.
Ponemos una hoja de calabacín y le ponemos encima una capa fina de relleno y enrollamos. Repetimos la misma operación con cada hoja.

20150418_14371720150418_143858

20150418_14403920150418_144130

20150418_15011720150418_150016
Para servirlos utilicé plato alargado de tapas, de base puse hojas de rúcula y canónigos y encima coloqué los rollitos de calabacín. Como decoración hice unas zetas de huevos cocidos codorniz y tomates cherry.

Espero que os guste

¡Que aproveche!

Pastel de zanahoria

Hoy toca algo de dulce, a veces los dulces son muy necesarios, voy a tratar de explicarlo un poco, después de los días de descanso sabemos que lo bueno se acaba y al día siguiente toca volver a la rutina. El día de la vuelta siempre es un poquito más duro que cualquier otro, porque a ver, la gente no va por ahí los lunes dando saltos de alegría, van con cara de Lunes… El único Lunes que he visto a la gente dando saltos de alegría fue el de después de ganar el mundial, te sonreían hasta los guardias de seguridad.

Empezar con ese buen ambiente es estupendo, mientras no conseguimos ganar el mundial todos los domingos tengo una propuesta: el auto-regalo, por explicarlo de algún modo, cuando estás comprando y compras algo que te gusta mucho para desayunar al día siguiente, por la mañana te levantas, te arrastras hasta que consigues estar medio despierta para desayunar y ahí está, ni te acordabas, listo para acompañar el café y sacarte una pequeña sonrisa. Esta sonrisa es mucho mayor cuando quien lo recibe no fue quien lo compró o preparó y ni siquiera lo esperaba porque no lo sabía.

En casa, ese regalito es el bizcocho de zanahoria y nueces, la primera vez que lo probamos fue el que compramos en Mercadona, estaba realmente delicioso. Lo primero que pensé fue: Esto tengo que aprender a hacerlo yo; Así que cuando saqué tiempo empecé a investigar cómo se preparaba e intente imitar la versión casera del bizcocho. Al final todos los bizcochos se preparan de forma muy parecida, coinciden en bastantes ingredientes y todos tienen el mismo truco: Prepararlos con cariño y sin prisa.

Un sábado por la tarde preparé el bizcocho, fue estupendo desayunar el domingo algo tan rico, y quedó un poquito para el Lunes, salió bien, nos gustó tanto en casa, que volví a hacerlo para llevar al trabajo de mi pareja (a ver si se multiplicaba el efecto) y por lo que me ha contado, gustó mucho.

Así que el Sábado que no tengas planes qué hacer o no te convence la película de cine de barrio o un Domingo tonto, prepárate un regalito para la mañana del Lunes. A continuación os dejo la receta de este bizcocho que esta para chuparse los dedos…

Bizcocho de zanahoria y nueces

Ingredientes:
  • Zanahoria: 250 g ó 5 zanahorias medianas.
  • Harina: 200 g.
  • Azúcar moreno: 200 g.
  • Aceite de girasol: 125 ml.
  • Levadura en polvo (Royal): 7 g.
  • Huevos: 4.
  • Canela: 4 cucharadas.
  • Nueces: 100 g.
  • Vainilla: 1 cucharada.
Elaboración:

Pelamos las zanahorias, le quitamos las puntas y las ponemos en la licuadora o el robot de cocina para triturarlas, pero no mucho tiempo que no tiene que ser una papilla, si no, zanahoria ligeramente triturada o también otra de las opciones es llamar a alguno de los futuros comensales y solicitar un poco de cooperación y que las ralle con un rallador y de esa manera sacamos provecho de dos cosas, tenemos zanahoria rallada y de paso ayudamos a hacer un poco de musculo ¿A qué os ha gustado esta idea mejor eh? 🙂

En un bol añadimos huevos y azúcar moreno y lo batimos un poco hasta que se quede una mezcla un poco espumosa, pero como ya sabemos para batir esa mezcla hay que tener un poco de brazo y si es azúcar moreno aún más, así que para eso hay dos opciones usar varillas eléctricas o acudimos otra vez a nuestro/a ayudante. Cuanto más espumosa es la mezcla más rico sale el bizcocho. Después añadimos aceite y la zanahoria. Se puede utilizar aceite de oliva en lugar del de girasol, pero eso va en función de gustos, lo que pasa es que el aceite de oliva tiene un sabor muy fuerte que sobresale demasiado. A continuación añadimos la canela y removemos todo muy bien con una varilla. Agregamos la harina poco a poco sin dejar de remover la masa y después la levadura. Al final las nueces troceadas en trocitos pequeños o si a alguien le gustan más grandecitos, eso ya según el gusto de cada uno.

Una vez hecha la mezcla ponemos el horno a precalentar 10 min a 180ºC mientras engrasamos el molde con un poco de aceite y espolvoreamos un poco de harina. Vertemos la mezcla en el molde y lo horneamos durante unos 40-45 min en la parte baja del horno a 180ºC.

Como la masa lleva un poco de aceite de girasol y además la zanahoria aporta humedad nuestro bizcocho no va a salir seco.

IMPORTANTE recordad no abrir el horno a la hora de hornear el bizcocho que si no se va a bajar y quedará chafado, esperar que se hornee bien y pasado el tiempo lo sacáis un poco y probad clavando un palillo, si sale seco es que el bizcocho ya está listo. Una vez hecho, lo sacamos del horno y dejamos enfriar.

Un trozo de este bizcochito con un vaso de leche sería una merienda perfecta, o con un café y seguro que después de desayunar un desayuno así vais a tener un día maravilloso.

bizcocho_zanahoria_nueces

También lo preparé para la visita de sus majestades los Reyes Magos, ¡no dejaron ni las migas!

Vuelvo a animaros de dejar algún comentario tanto para poder saber si os ha gustado y por supuesto para recibir sugerencias, dudas o lo que se os ocurra.

Espero que os haya gustado y hasta la próxima…