Sandwich vegetal

En cuanto llega el viernes, llegamos a casa y por su puesto cansados de una semana de tanto trabajo no nos apetece cocinar. Por eso hoy traigo un plan perfecto, algo fácil, rápido, sano y diferente. Un sandwich o bocadillo vegetal, perfecto para los días así, genial para para el taper ware del trabajo o simplemente para merendar un día cualquiera.

Ingredientes:

  • Pan integral o multicereal
  • Jón york o saalón ahudo:1 – 2 lonchas
  • Tomate: 2 rodjas
  • Aguacate: 2 rodajas
  • Semilas de sésamo
  • Aceite de oliva

Elaboracción:

En primer lugar artimos por  a mitad el pan. Pones encima del pan loncha de jamón york, rodajas de tomate, echamos un chorrito de aceite de oliva, después añadimos rodajas de aguacate y un poco de semillas de sésamo.

Y ya esta, merienda lista. Muy fácil ¿verdad?

Pues animaros que esta muy rico y seguro que os va a encantar.

Saludos

 

Caballa al horno

Muy buenas a todos! Al principio de cada año toca hacer balance del año que nos deja y empezar (o retomar) los buenos propósitos del que empieza. Este año me toca hacer balance de un propósito del año anterior: Este Blog! y resulta Estamos de aniversario! El día 5 de Enero cumplo el primer año en el mundo de los blogs de cocina y estoy muy orgullosa. En este año hemos compartido un montón de recetas, con más de 22.000 visitas, desde más de 80 países. La verdad es que nunca me hubiera imaginado una acogida tan cálida a mi humilde blog. Poco a poco hemos ido cocinando, compartiendo, aprendiendo y pero sobre todo disfrutando. Cada vez que a alguien le resulta útil una receta o necesita alguna aclaración o explicar un paso, yo me siento muy feliz, veo que el cariño que pongo en la cocina llega más lejos que a mi mesa, es muy gratificante compartir charlas y anécdotas, porque al final una receta, además de los ingredientes y pasos a seguir tiene ese toque personal de quien la hace, me encanta cada vez que los compartís! Muchísimas gracias a todos, pero gracias en mayúsculas: GRACIAS por seguir este blog, por sacar un ratito para leer las entradas y cocinar estas recetas.  No voy a hablar de los meses en los que no publiqué ni una receta, los reyes magos tomaron nota…

Un propósito que tengo para este 2016 es seguir aprendiendo y compartiendo recetas pero lo más importante es seguir disfrutando con este blog y con vosotros. Así que después de unas pequeñas vacaciones, toca volver al trabajo o a los estudios -mejor dicho- vuelta a la añorada rutina. Antes de empezar estas vacaciones, siempre estoy impaciente, con muchas ganas disfrutar de las fiestas navideñas, de la familia y de los amigos. Pero en cuanto vas por la mitad del trayecto, después de tanta comilona: que si la comida en casa de tu familia, que si la cena en  casa de tu familia política, que si unos churros con los amigos, que si un tapeo con otros amigos, al final acabas a punto de reventar! Y dices a ti mismo “pero cuando termina todo eso, que quiero volver ya a la normalidad”.

Al final termino más cansada que cuando empecé las vacaciones, por las visitas, comidas y viajes. Llega el momento en el que no se echa tanto de menos a tu familia y quieres volver a casa, las comidas ligeras y las cenas con una ensalada ya no son un sacrificio, son un placer y una cuestión de supervivencia: hay que evitar salir rodando escaleras abajo. Por fin llegó ese momento, fuera el árbol de Navidad, adiós al turrón y mazapán, recibamos con una  calurosa acogida a la lechuga, pechuga de pollo y pescado.

Hoy cocinaremos pescado, una receta muy, muy fácil, económica (que es importante sobre todo en el mes de enero, que la cuesta se hace muuuy larga). Así que mis cocinillas, delantales puestos  y a la cocina que hoy toca preparar algo light que tampoco se trata de empezar con “los juegos del hambre” 😉

20151216_205134

Ingredientes:

20151216_193132

  • Caballas: 3 unds
  • Cebolla: 1 und
  • Tomate: 3-4 unds
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta
  • Jugo de medio limón

 

 

Elaboración:

Al comprar la caballa pediremos que la limpien bien, que le quiten la cabeza, la cola y que la partan en rodajas aproximadamente de unos 2 cm.

En primer lugar preparamos una bandeja de horno ovalada, así queda mas bonito al poner el pescado. La engrasamos por todos los lados con aceite de oliva, salpimentamos bien el pescado y colocamos a lo largo de la bandeja las caballas.

Por otro lado cortamos en rodajas no muy finas la cebolla y el tomate y vamos colocando una rodaja de cebolla, otra de tomate en cada rodaja.

20151216_19392320151216_194833

Echamos por encima el jugo de medio limón y un chorrito de aceite de oliva. Horneamos la caballa en el horno durante 30 minutos a 200ºC.

20151216_205052

Espero que os haya gustado la receta y os animéis a prepararla ya que es perfecta para empezar con el propósito de comer más sano 😉

 

Hacer una Cate Blanchett

Cate Blanchett es una actriz que ha encarnado diferentes e interesantes personajes como la Reina Elizabeth I, (La hija del controvertido Enrique VIII, al que dedicaron una serie: “Los Tudor”),  Katharine Hepburn (en el aviador) o Lady Marian (en Robin Hood). Lo que me resulta más llamativo de esta actriz es la cantidad de grandes producciones en las que ha participado, como en la trilogía del señor de los anillos, el hobbit, el curioso caso de Benjamin Button o el aviador. Casi siempre como actriz de reparto, la idea no es mala, si tienes mucho dinero para hacer una pelicula, no escatimas en los mejores actores de reparto, pero que sea una grandísima actriz de reparto (con un oscar por el aviador) no quita para que sea también una fabulosa protagonista como ya demostró en Elizabeth y su secuela o más recientemente en Blue Jasmine, tanto es así, que gano el Oscar a la mejor actriz por está última película de Woody Allen.

Pero aquí hemos venido a hablar de cocina, hoy en concreto del calabacín.

El calabacín (junto a la berenjena), es un ingrediente que suele acompañar muy bien los platos con verduras, se puede preparar de forma muy sencilla, salteado o a la plancha. En esta ocasión vamos a reivindicarlo como a Cate Blanchett y que tenga un poquito de protagonismo, a ver si es merecedor de un oscar 😉 El plato es sencillo, una crema, que al igual que las películas de Woody Allen son siempre una buena opción para quienes les gusta, en mi caso me quedo con la crema de calabacín y dejo a Woody Allen para quien le guste su cine.

Crema de calabacín

20150120_185024

Ingredientes:
  • Calabacín: 2 unds
  • Cebola: 1und
  • Patatas: 1 grande
  • Caldo de pollo: 1 taza
  • Vino blanco: medio vaso
  • Nata liquida: 100ml
  • Aceite de oliva: 60ml
  • Sal. Una pizca
Elaboración:

En la sartén (yo utilizo para esto una tipo wok) echamos un chorro de aceite y añadimos calabacín bien lavado y troceado con piel, solo quitamos las puntas, patata cortada en dados limpia, cebolla cortada y lo vamos pochando un poco a fuego medio unos minutos. A continuación añadimos caldo de pollo y vino blanco y lo vamos cocinando a fuego medio durante 20 minutos añadiendo un poco la sal según el gusto de cada uno.

20150120_18205020150120_182526

Después añadimos nata líquida y lo removemos bien, manteniendo todo a fuego unos minutos. Una vez que ya esta todo bien hecho lo pasamos por batidora y lo trituramos bien hasta que tengo textura de crema.

20150120_183458

Y ya esta esta, ya tenemos hecho nuestra crema de calabacín, algo fácil, rápido, ligero, además es una buena opción para los que trabajan poder repartir en porciones y congelar, de esa manera para cualquier otro día ya tenemos un tupper para comer en el trabajo.

20150120_185118

¡Que aproveche!

2015-01-29 0:38 GMT+01:00 Marina Kozub <marina.kozub87@gmail.com>:

Cómo perder 3 kilos en 3 días

¿Os ha llamado atención el título de este artículo? pensaréis que hoy toca una dieta milagro, esas que sufres unos días y luego con el efecto rebote vuelves a recuperar los kilitos perdidos y alguno más que se apunta. A mi me gusta llamarlas dietas tirachinas, ya que primero el peso retrocede un poquito y luego sale disparado.

Resulta que hace tiempo me he comprado unos vaqueros, me quedaban bien, estaba a gusto y lo importante de todo que no me apretaban por ningún lado, que ya es difícil :). Pues iba pasando tiempo y se acercaba una comida con unos amigos a los que llevaba tiempo sin ver, decidí estrenar ese día mi vaquero nuevo y aquí es donde viene la sorpresa, cuando me los probé, ¡no podía cerrarlos! después de luchar con insistencia y empleando la imparable estrategia de los saltitos, sí, conseguí cerrarlos, pero en cuanto me pude poner recta, los pantalones cobraron su venganza, convirtiendo esa pírrica victoria en un infierno, no podía respirar y estaba con la cara roja como un tomate, ya podéis imaginar el panorama… Madre mía pensé yo ¿y que hago ahora? ¡Con la ilusión que me hacía estrenarlos! Pero bueno, así es la vida que con los años en vez de crecer en altura crecemos en anchura.

Se iba acercando el día, y dije a mi misma “NO”, como sea pero me los pongo, cueste lo que cueste, pero claro ¿de qué manera?. El truco esta vez no iba a ser otra dieta milagro, iba a comer bien y a intentar perder esos michelines o al menos ponerlos en su sitio. Pensé un poco, miré lo que tenía en el frigorífico y tomé una decisión. Tres días a dieta estricta pero sin locuras, decidí hacer una ensalada de remolacha que además de rica contiene muchas vitaminas. Que desde luego hay que ver, en otros tiempos las mujeres utilizaban remolacha para ponerse bellas y pintar un poco los mofletes y los labios para parecer más guapas aún y ahora también las vamos a utilizar para ponernos bellos pero para mantenerse en forma.

Así decidí subir una receta muy rica en vitaminas y nutrientes, así que aprovecharla y en tres días con un poco de ejercicio estaréis como antes de las fiestas y sin sacrificar la salud.

Ensalada con remolacha fácil y muy sana

Ingredientes:
  • Patata: 3-4 de tamaño mediano.
  • Zanahoria: 2 medianas o 1 grande.
  • Remolacha: 1 mediana.
  • Pepinillos: 200 g.
  • Cebolleta: 1.
  • Aceite de oliva.
  • Sal y pimienta.

 

Elaboración:

En primer lugar lavamos bien patatas, zanahoria, remolacha y metemos en un cazo, cubrimos de agua y lo ponemos a cocer hasta que esté hecha toda la verdura. Remolacha por ejemplo se puede comprar ya cocida, en muchos supermercados la venden ya preparada. En cuanto la verdura esté hecha la sacamos y dejamos enfriar. Una vez enfriada la verdura la pelamos y la cortamos en dados pequeños, colocando cada verdura en un platito separado, lo mismo hacemos con pepinillos y cebolleta. Antes he comentado que de momento no mezclamos la verdura, os digo porque, la remolacha pinta mucho con lo cual para que no suelte tanto colorante y no pinte tanto al resto de las hortalizas y verduras lo que haremos es la echamos primera en el bol donde prepararemos la ensalada y le echamos un poquito de aceite y la removemos bien, de ese modo conseguimos que la remolacha no pinte o por lo menos no pinte tanto el resto de los ingredientes.

A continuación añadimos el resto de las verduras que tenemos ya preparadas con anterioridad pero lo haremos de uno en uno y después de cada uno iremos removiendo todos muy bien con cuidado. Al final echamos un chorrito de aceite de oliva, salpimentamos y tenemos la ensalada lista para comer.  Emplatar en un plato con un molde pequeño de cilindro para que se quede bien montadito o en un bol pequeño y lo decoramos con unas hojas de perejil o eneldo.

Antes de servir lo dejamos un tiempo en el frigorífico. La podemos servir como un entrante o de guarnición de alguna carne o simplemente comerla sin nada ya que es un plato muy completo, contiene muchas vitaminas y todas necesarias para nuestro organismo. ¡Que aproveche!

Sugerencia: a esta ensalada también se puede añadir: guisantes, judías blancas cocidas o setas en conserva.

Marketing, anuncios y propuestas sencillas

Cada época del año tiene una temática en la TV y eso se ve también en los anuncios y es sobre estos de lo que quiero hablar, en concreto de un tipo de anuncio que sale todo el año y me hace mucha gracia: los que ayudan a adelgazar. Porque mientras te dicen lo maravilloso que es su producto y los estudios que demuestran su gran efectividad, en el propio anuncio, en letra pequeña, también te dicen que funciona ¡con una dieta equilibrada y haciendo ejercicio regularmente! Menos mal que alguien más lo dice, ¡ya pensaba que lo de la comida equilibrada y el ejercicio era un invento de los nutricionistas y de los dueños de los gimnasios para hacer negocio!

Al menos estos anuncios tratan de ser  realistas y no te venden que sólo con su producto se adelgaza al más puro estilo de la dieta que hace la madre en la película “Requiem por un Sueño”.

Y digo yo, ¿no es más fácil hacer algo rico y sano para comer? Pues hoy os ofrezco un plato sano,  ligero, rápido, rico y que se puede acompañar con cualquier cosa y se puede hacer en cualquier momento mientras estamos haciendo cualquier otra cosa ¿qué os parece? ¿os animáis?

Verdura Asada

Ingredientes:
  • Berenjena: 2 medianas.
  • Calabacín: 2 medianos.
  • Pimiento verde: 1.
  • Ajo: 2 dientes.
  • Tomates: 2.
  • Aceite de oliva: 50 g.
  • Sal y pimienta: una pizca.
  • Orégano: una cucharadita.
  • Albahaca: una cucharadita.
  • Un poquito de azafrán.
Elaboración:

Lavamos, pelamos y cortamos las verduras en dados: berenjena, calabacín, pimiento verde, tomates (pueden ser tomates cherry, pero en este caso serían unos 200g y partidos por la mitad). Ponemos el horno a precalentar 10 minutos a 200ºC.

Picamos el ajo y colocamos en una bandeja de horno todas las verduras, echamos el ajo picado sobre la verdura, añadimos orégano, albahaca y azafrán y el chorro de aceite de oliva. Metemos la bandeja en el horno y dejamos hornear la verdura durante unos 20 minutos. Después sacamos, removemos bien añadimos sal, pimienta y volvemos a meter en el horno durante 30 minutos.

Una vez hecho sacamos, emplatámos y listo para comer. Para esta verdura el acompañamiento perfecto sería un arroz blanco, un puré de patatas o una pechuga de pollo a la plancha o si es para cena: solo que también está muy rico.

Os animo que probéis esta receta que os va a gustar mucho, y os va a sorprender lo rápido que se prepara.

¡Bon appetit!

Propósitos de año nuevo

Hola, ya estamos aquí de nuevo. Como ya podéis imaginar según el título de qué va a tratarse este artículo ¿no? Efectivamente, se va tratar de un propósito de año nuevo, como dejar de fumar, apuntarse al gimnasio o cualquier nuevo reto, aunque el nombre más adecuado sería “propósitos de Enero”, porque rara vez llegan a Febrero… ya sabéis de qué hablo.

Pero este es un Blog para cocinar, así que lo primero es empezar por sacar los kilitos simpáticos que se han colado en casa, son muy bromistas: se esconden en nuestros armarios y se pasan las noches metiendo la ropa en agua caliente para que encoja y por la mañana, cuando te subes a la báscula ¡ellos también lo hacen! Cómo el 28 de diciembre ya pasó, hay que echarlos de casa, sé que es muy difícil pero entre todos lo vamos a conseguir. Algunas veces decimos ¡mañana empiezo! O ¡empiezo el lunes! Pero ¿qué lunes?, el de la semana que viene, el de la siguiente, el del mes de abril o del año 2016, seguro que a más de una/o le ha pasado ¿verdad?, lo reconozco a mí también, soy una gran experta en el tema…

Después de llevar una semana a una dieta estricta y de repente tenemos un cumpleaños, ¿cómo que no vamos a comer con nuestros amigos ese chuletón tan rico? acompañándolo con una copita de un buen vino y un trocito de queso manchego, sería un pecado no hacerlo… y para terminar un trozo de tarta que nada más verla nos dice: ¡¡¡cómeme, cómeme!!!! Y ¿cómo nos vamos a negar?  Comemos y como la fechoría ya está hecha, repetimos el postre… y luego llega el café con sacarina.

Y como siempre, otra vez me estoy desviando del tema, a lo que iba…

Hoy os quiero presentar una receta de preparar pescado de una forma diferente y hablo precisamente de merluza, el pescado de las tres B: blanco, bueno y barato. Tiene recetas conocidísimas como merluza a la marinera, merluza al pil pil, merluza rebozada, etc… Pero hoy vamos a ver la “merluza en tomate”, es una receta muy fácil que la puede hacer cualquiera, ideal para cenas y resulta un plato rico, ligero y suave, perfecto para empezar a echar de casa esos kilos, que ya se han vuelto pesados…

Así que vamos con la receta, las cantidades que muestro son para unas 4 personas aproximadamente.

Merluza en tomate

20150109_122010

Ingredientes:20150109_113546
  • Merluza: 1 merluza sin cabeza ni cola, en rodajas.
  • Zanahoria: 2 unidades.
  • Cebolla: 2 unidades.
  • Tomate frito: 1 bote (mi preferido: tomate Hida).
  • Harina: 1 vaso.
  • Aceite de oliva.
  • Sal, pimienta.
  • Azúcar: una pizca.
Elaboración:

En primer lugar pelamos la zanahoria y la rallamos  en un rallador, que sea en forma alargada. Pelamos la cebolla y la cortamos en juliana. En una sartén calentamos un chorro de aceite y echamos allí zanahoria y cebolla y la vamos pochando, añadimos sal y pimienta una pizca, según los gustos. Cuando esté pochado todo, añadimos tomate frito y lo seguimos cocinando unos minutos más con un chorrito de agua para que no esté tan espeso y una pizca de azúcar, cuando esté preparado todo lo apartamos del fuego y lo dejamos reposar.

20150109_11375420150109_11484720150109_115012

En un plato con harina vamos rebozando la merluza (ojo: sólo merluza y harina, nada de huevo). En la sartén calentamos el aceite y vamos marcando la merluza a medio fuego hasta que esté casi hecha. Volvemos a la otra sartén donde hemos dejado reposando el sofrito, le vamos añadiendo la merluza y lo removemos todo con cuidado poniendo todo a fuego lento para que se termine de hacer.

20150109_11524020150109_11591620150109_120906

La merluza al tomate se puede servir acompañada con verdura a la plancha, ensalada, patatas fritas o puré de patatas.

Espero que os guste, no dudéis en preguntar, o participar proponiendo otras opciones en los comentarios.

Actualización

A continuación pueden ver la foto de “Merluza en tomate” que ha hecho Usue siguiendo ésta receta, por lo que se ve y lo que cuenta le ha salido deliciosa…

IMG-20150109-WA0014