Rodajas de calabacín rellenos

Algunas veces cuando vamos hacer la compra, arrastramos con todo lo que vamos viendo en la estanterías del supermercado, necesitando o no estos productos. Y eso suele pasar a aquellos que vamos a hacer la compra sin comer , el resultado: gasto innecesario de dinero y la mitad termina en la basura. Por eso siempre se aconseja de hacer la compra con estómago lleno, de esa manera conseguimos de comprar lo justo y necesario y el favor que hacemos al bolsillo 😉

Pero el mejor modo de ahorrar haciendo la compra, es haciéndola semanalmente y organizando las comidas y cenas, allí os aseguro que lo vais a notar y mucho, pero siempre revisando lo que ya tenemos para no comprar el doble

Y a mi lo que pasó que nos gusta mucho la verdura 🙂 y esta semana haciendo la compra compré calabacín teniendo en casa ya. Cuando llegué y empecé colocar la compra, allí es cuando vi la sorpresa en el cajón de verdura encuentro bien colocados los calabacines. Eso es lo que puede pasar cuando antes de ir a comprar no revisamos lo que tenemos. Por su puesto tirar no lo voy a tirar, entonces rebuscando e inventando un poco, decidí hacer unas rodajas de calabacín rellenas y os aseguro que me han salido riquísimas, una manera perfecta de combinar carne con verdura y acompañarlo con una ensalada. Además viene muy bien para aquellos que están obligados de llevar un taper para el trabajo.

Así que manos a la obra 🙂

20150421_210017Ingredientes:
  • Calabacín: 1 und
  • Carne picada de vacuno: 200g
  • Queso rallado: 100g
  • Cebolla: ½ und
  • Ajo: 1 diente
  • Sal y pimienta
  • Aceite de oliva
  • Huevos: 3 unds
  • Harina: 2 cucharas soperas
Elaboración:

Primero quitamos las puntas de calabacín, lo vamos bien y lo cortamos en unas rodajas de 1,5 cm aproximadamente. Si queréis también podéis pelar el calabacín, como os guste. Una vez que tenemos las rodajas les quitamos el corazón y las apartamos. Por otro lado vamos preparando el relleno, para eso a carne picada le añadimos 1 huevos, sal y pimienta, queso rallado, cebolla rallada, ajo picado y removemos todo.

20150421_20270720150421_203150

20150421_20331920150421_203421

Ponemos a calentar la sartén con un buen chorro de aceite. En un bol pequeño batimos 2 huevos, añadimos sal y pimienta y harina volvemos a batir un poco.

20150421_20370320150421_203819

Vamos rellenando las rodajas de calabacín con el relleno y rebozamos, echamos a freír hasta que se doren a fuego medio. Una vez hechos los dejamos en un plato con papel absorbente para que absorbe todo el aceite que sobra.

20150421_20423420150421r_205126

Y ya esta, los podemos servir decorados con unas hojas de perejil como un entrante o como una tapa en unas tostas de pan.

¡Que aproveche!

Sabores de la infancia…

Para algunos que no lo sabéis, llevo en España ya unos 13 años y vengo de Ucrania. Sí efectivamente esa Ucrania, la que último año vive bajo unas circunstancias un poco desagradables, pero bueno ¡que os voy a contar! ya lo sabéis. No hablemos de cosas tristes, un poco alegría a la vida, que eso nunca está de más 🙂

Como mismo título del artículo lo dice, hoy hablaremos de ese sabor que tenemos en nuestros recuerdos, sabor que traemos de nuestra infancia, sabores inolvidables, sabores únicos.

A mi personalmente el sabor que más recuerdos me trae es sabor a “Kotleta” (filete ruso), aunque llevo ya 13 años en España, hasta hoy sigo sin entender el sentido de la traducción del nombre, ya que no tiene nada que ver con un filete, es como una especie de hamburguesa, pero elaborada de forma bastante diferente y aunque para los españoles son filetes rusos para mi siguen siendo “Kotletas”.

Desde luego el sabor es único, ese olor, inolvidable e irrepetible.

Como ahora recuerdo esos fragmentos de mi infancia, empezaba por la mañana ese olor a carne picada al pasar por la puerta de la cocina, salía a jugar y luego mi madre me llamaba para comer, mientras correteaba por la calles con los amigos, entraba en casa, pillaba una “Kotleta” y volvía a salir para no perder ni un minuto, son momentos únicos…

Contando una pequeña historia de mi vida, os animo de compartir vuestros sabores de infancia y así intentaré hacer las recetas y publicar en mi blog.

“Kotleta” (Filetes rusos)

20150110_201251

Ingredientes
  • Carne picada: medio kilo (mitad cerdo, mitad ternera)
  • Cebolla: 1 unidad.
  • Huevo: 1 unidad.
  • Pan: cuarta parte de una baguette.
  • Agua: medio vaso.
  • Sal: media cucharada.
  • Pimienta: una pizca.
  • Aceite de oliva: para freír.
  • Harina: 1 vaso (para empanar).
Elaboración:

En un bol colocamos las migas del pan, le añadimos medio vaso de agua y lo dejamos reposar unos 10-15 minutos.

20150110_194226

A continuación limpiamos la cebolla y la cortamos en trozos pequeños o la rallamos con un rallados. En otro bol ponemos la carne picada, la cebolla, el huevo y salpimentamos, removemos todo un poco. Al pan que hemos preparado con anterioridad, le quitamos todo el agua y lo añadimos a la mezcla de carne y volvemos a remover todo, mezclando muy bien hasta que se quede homogéneo.

20150110_19372920150110_194353

20150110_194514

Calentamos la sartén con aceite de modo que cubra toda la superficie (un dedo más o menos), nos humedecemos las manos y vamos formando unas bolas con carne y los aplastamos un poco y los rebozamos en la harina o pan rallado. Cuando el aceite esté bien caliente ponemos los filetes en la sartén a fuego medio y los freímos durante 5 minutos por cada lado.

20150110_19544320150110_200655

Los filetes rusos se suelen servir acompañados con patatas fritas o en puré.

20150110_202256

Aquí os dejo un ejemplo de un plato completo. Espero que os guste y que aproveche!