Pan casero

Hace muchos años, el horno de piedra era una parte más en las casas de campo y nuestras abuelas hacían el pan en él, con el tiempo la tradición de los domingos amasar el pan ha ido desapareciendo, ahora podemos comprar pan recién hecho casi todos los días. Es cierto que en algunos pueblos hay gente que sigue haciendo el pan, pero ya no es muy común.

Hacer el pan era algo más que preparar la masa y cocerla, era un ritual en el que toda la familia podía participar, elaborando panes de distintas formas y tamaños mientas compartían momentos agradables. Cada uno tenía una forma diferente de hacerlo: unos amasaban horas y horas la masa para poder conseguir una mezcla perfecta, otros dejaban la masa días para que subiese bien y que sea más esponjoso el pan, pero independiente de cual sea la manera que se preparaba el pan, al coger una de las rebanadas con ese olor tan característico a pan casero nos sentimos en casa rodeados de la familia, aunque estemos lejos.

Estoy segura de que más de uno ha vivido esos momentos y los ha disfrutado como nunca. Supongo que por eso nos gusta comprar pan casero en las panaderías, pero no es lo mismo, entonces ¿por qué no lo volvemos a hacer? ¿a despertar esa emoción y volver a vivir esos bonitos momentos con los nuestros? Enseñarles a disfrutar de un modo diferente esos domingos y de poder estar orgullosos de que ¡SÍ, LO HEMOS HECHO NOSOTROS! eso sí con horno eléctrico en lugar de horno de piedra.

Pan casero

pan8
Ingredientes:
  • Harina: 600 g.
  • Agua templada: 3 tazas no muy grandes (las del tamaño de la foto).
  • Sal: 2 cucharadas.
  • Azúcar: 1 cucharada.
  • Levadura fresca: 7 g.
  • Aceite de oliva: 2 cucharas soperas.
Elaboración:

En bol echamos toda la harina y le añadimos, levadura fresca, sal, azúcar y lo mezclamos bien todo con una varilla manual. Una vez mezclado todo, añadimos agua poco a poco removiendo bien. Si vemos que la masa va quedando consistente dejamos de echar agua, en el caso de que se quede muy pegajosa y líquida añadimos más harina y si es al revés, pues un poco de agua a continuación añadimos un aceite de oliva y lo amasamos con las manos. La masa tiene que quedarse esponjosa y no pegarse a las manos.

pan1pan2

pan3pan4

Cuando tenemos la masa bien amasada la volvemos a dejar en un bol reposando tapada con un paño en un lugar cálido en la cocina, de esa manera dejamos que la masa suba (1-2h aprox.) En el momento cuando la masa ya ha subido la sacamos del bol y volvemos a amasar.

pan5pan6

En una bandeja de horno colocamos papel de cocina, echamos un poco de aceite de oliva y espolvoreamos un poquito de harina, colocamos la masa en forma de bolita y le hacemos un corte en el centro o con la forma que vosotros queráis, la volvemos a tapar con un paño y dejamos que se repose mientras precalentamos el horno a 180ºC durante 10 minutos.

pan7

Una vez precalentado el horno metemos la bandeja dentro a media altura y muy IMPORTANTE, en la parte baja del horno ponemos una bandeja honda con agua, para que tenga un poco de humedad y que la base no se seque mucho, si no quedará muy duro. Dejamos hornear el pan primeros 30min a 180ºC y el tiempo posterior subimos a 200ºC, tiempo total de cocción 1h-1,5h. Una vez hecho el pan lo sacamos del horno, comprobamos con el truco del palillo si está hecho y lo dejamos a enfriar, pero volvemos a tapamos con un paño, con eso conseguimos que el pan no se quede duro al enfriarse, pero sí ligeramente crujiente.

pan10pan9

Ya tenemos el pan casero para hacer tostadas ricas con aceite y tomate para desayunar, para comer o para cenar. También se puede congelar.